El partido de los privilegiados siempre ha repetido invariablemente, aunque cambiando la puesta en escena, los mismos argumentos a lo largo de la historia: “lo que hay en la actualidad es lo único que puede haber”Eso que se propone es una locura, es imposible, nos llevará al caos”, “Eso desincentiva el carácter del trabajador”. Es lo que decían cuando se proponía la jornada laboral de 8 horas, cuando se demandaba ampliar la asistencia social, cuando se proponía la existencia de vacaciones, cuando se pedía prohibir que los niños bajasen a la mina. Es  el mismo hilo argumental, las mismas bajas pasiones y cinismo exacerbado, que se inocula cuando se habla hoy de una renta básica, o cuando se plantea un cheque bebé. Todo es imposible, todo provocará el mal y el desastre.

A este planteamiento histórico, debemos añadir un razonamiento un poco más retorcido: los derechos universales son injustos porque tanto un pobre como un súper rico los reciben. ¿Quién emite ese discurso, a qué tipo de orden corresponde y a quién defiende? No es casualidad que sea el Partido Popular quien justifique el copago sanitario, quien defienda que Botín no pueda acceder a un derecho, precisamente dicen, en defensa de los más desfavorecidos. Ya que tienen dinero, que se lo paguen ellos, que no reciban nada. Esto es un engaño. Si quien tiene por política, defender un modelo oligarca donde todo debe funcionar al servicio de unos pocos y si hay suerte, algo puede caer al populacho, acusa de ser “injustas” a las medidas de corte universal, nos debería hacer reflexionar.

¿Es injusto que un súper rico reciba un cheque bebé? ¿O una renta básica? Un súper rico lo que quiere es no pagar los impuestos con los que se van a financiar esos derechos, una cantidad mucho mayor de lo que reciben con un cheque bebé o una renta básica. ¿Para qué quiere un súper rico un cheque bebé o 645 euros al mes, cuando puede tener mucho más si no paga los impuestos con los que se va a financiar universalmente esas medidas? Por eso el PP califica de injustas las medidas universales, porque para que puedan existir, hay que financiarlas con el dinero de los ricos que no pagan casi impuestos. Cuando dicen que es “injusto”, no quieren decir lo que expresan, esto es, que lo sea porque lo reciba un rico y un pobre. Esa es la excusa demagógica que utilizan para defender que no se pueda financiar el bienestar.

En un país donde trabajamos 280 horas más al año que en Alemania, al tiempo que las horas extra trabajadas no pagadas equivalen a 75.000 empleos a tiempo completo, plantear la reducción de la jornada laboral se presenta como una medida de sentido común. En un país donde, entre 2014 y 2028 nacerán un 24,8% de niños menos que en los 15 años previos, fomentar la natalidad es una necesidad de salvación nacional. En país donde según la OMS, un 48% de las madres españolas consideran que el principal inconveniente que tienen para no amamantar a sus bebés, se debe a la dificultad de combinarlo con la actividad laboral, facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar (también paterna), es una tarea que incumbe a toda la sociedad.

El bienestar no es una limosna, ni un favor que se hace, es una forma de retornar a la sociedad lo que ella misma produce para sostener a la vida. No es un expolio fiscal al súper rico, al contrario, significa hacer efectivo  el acceso a los bienes comunes. En su ataque a la universalidad, quieren destruir una sociedad que cuente con mecanismos de solidaridad compartida para equilibrar las desigualdades. “Hay que ser responsables, tenemos derecho a elegir”, son slogans neoliberales. Lejos de estar vacíos, aluden al modelo de la jungla y de la sociedad enfrentada a la sociedad, donde solo hay espacio para el individuo aislado, responsable de su capacidad comercial para ser lo suficientemente competitivo. Para salir de dudas, como explica el economista Alberto Montero: es más decente y progresivo un sistema, si quien tiene menos, paga menos y recibe más y viceversa, más regresivo, si quienes más tienen, pagan menos y reciben más. Existen muchas formas de concebir un mismo concepto, de ahí que, como nos recuerda Aristóteles, “el que es ciudadano en una democracia con frecuencia no es ciudadano en una oligarquía.” 

 


Fuente: http://blogs.publico.es/jorge-moruno/2015/03/03/es-injusto-un-derecho-universal/