Dos municipalidades, Fife y Glasgow, estudian la idea de ofrecer a todos los ciudadanos una renta fija, independientemente de sus ingresos.

Todo apunta a que Escocia será el primer país del Reino Unido donde se ponga a prueba un sistema de renta básica universal, ya que en 2017 los gobiernos locales de Fife y Glasgow estudiarán posibles formas de ensayarlo. El concejal Matt Kerr ha defendido la idea en los lustrosos salones del Ayuntamiento de Glasgow y habla con franqueza sobre los desafíos que conlleva.“Al igual que a muchas otras personas, la idea me resultaba interesante pero no me convencía completamente”, afirma. No obstante, durante su etapa como responsable del área de lucha contra la pobreza en el gobierno local, Kerr sostiene que “la renta básica era una idea que estaba constantemente presente”.

Kerr concibe la renta básica como una manera de simplificar el complejo sistema de bienestar británico. “Pero también tiene que ver con la solidaridad. Refleja que todas las personas son valoradas y cuentan con el apoyo del gobierno. Transforma la relación entre el individuo y el Estado”.

El concepto de la renta básica universal gira en torno a la idea de ofrecer a cada individuo, al margen de las ayudas sociales que perciba o de los ingresos que obtenga, una paga no condicionada y fija, acompañada de una imposición fiscal progresiva sobre cualquier ingreso superior. La intención es proveer una base económica sobre la que los ciudadanos puedan realizarse, ya sea estudiando, trabajando, cuidando de alguien o estableciendo un negocio.

El concejal de la oposición John McDonnell ha sugerido que el próximo manifiesto de su partido podría incluir la propuesta, ya que ha surgido un gran interés en círculos sociales de lucha contra la pobreza que creen que la renta básica no solo serviría para cambiar la relación entre el Estado y la ciudadanía, sino también entre empleados y la creciente masa de “falsos autónomos” trabajadores.

Kerr asume que, aunque confía en un apoyo político unánime en Glasgow, “hay meses de trabajo por delante”, incluida la realización previa de un estudio de viabilidad con el objetivo de presentar una fundamentación suficiente para iniciar el ensayo. “Pero, si en algún momento se pone en marcha, es imprescindible que sea en un sitio como Glasgow, con información clara sobre los datos y niveles de desigualdad social. Si puede funcionar aquí, podrá funcionar en cualquier sitio”.

La idea de la renta básica se nutre del humanismo filosófico del siglo XVI, desarrollado por Tomás Moro y sus adeptos, pero en su manifestación moderna ha sido probada con éxito en India y África.  A pesar de sus utópicas raíces, sus partidarios creen que ha llegado el momento de ponerla en práctica, especialmente en Escocia, donde el Partido Nacionalista Escocés, actualmente en el gobierno, aprobó apoyarla en su conferencia de primavera (aunque la propuesta todavía no ha sido incluida en su manifiesto).

En el centro de cualquier programa de renta básica se encuentra el dinero: cuánto debería percibir el ciudadano y de dónde procederá el financiamiento. Kerr defiende que el cálculo del montante debe realizarse de manera similar a las estimaciones sobre lo que sería un salario digno. “Se trata de tener más que lo suficiente para pagar las facturas. Pero parte de la idea de hacer un ensayo es cometer errores y definir qué es aceptable para el pueblo. Sin duda habrá resistencia, no debemos engañarnos. El problema reside también en que nos enfrentamos a todo un discurso sobre los pobres que lo merecen y los que no”.

En cuento a la procedencia del financiamiento, “se trata siempre de la gran cuestión y, en realidad, dependerá del enfoque que adopte el programa piloto”, dice Jamie Cooke, responsable en Escocia de la Royal Society of Arts, ONG que ha encabezado la investigación sobre este tema en el Reino Unido. Basándose en la experiencia de proyectos similares actualmente en marcha en Finlandia, Utretch en Holanda y Ontario en Canadá, Cooke sostiene que “podría financiarse a partir de fondos particulares, de aportaciones filantrópicas individuales, como hemos visto en los EE. UU., o podría redirigirse el gasto social existente”. Obviamente, la última de las opciones es la más difícil de poner a ensayo, aunque será el modo en que lo haga Finlandia el próximo año [2017], año en que el gobierno estatal impulsará un programa experimental.

Mientras que el gobierno escocés celebra consultas sobre lo que ha descrito como “la mayor transferencia de competencias desde que comenzó la descentralización política” (la devolución de aproximadamente 2,7 mil millones de libras, lo cual equivale al 15 % del total del gasto social escocés, que afecta a 1,4 millones de personas) tanto Kerr como Cooke creen que es un momento idóneo para tomarse en serio la propuesta de la renta básica. “Es la hora de probar nuestras nuevas (o, quizás, viejas) ideas sobre un sistema de bienestar social que verdaderamente apoye la independencia”, opina Kerr.

Cooke también cree que el apoyo unánime de los partidos políticos es esencial y señala que el líder del grupo conservador en el concejo de Fife ha dado apoyo a la comisión independiente que aconseja al gobierno local sobre la lucha contra la pobreza y que desde un principio ha recomendado el ensayo, con el objetivo de diseñar un programa piloto en los próximos seis meses.

Escocia figura, desde hace poco, en la lista de “países que vigilar” en relación a la renta básica creada por la Red Global de Renta Básica, organización fundada por el economista radical Guy Standing, cuyo célebre e influyente libro The Precariat identifica la emergencia de una clase social que sufre lo peor de la inseguridad laboral y es muy susceptible de ser atraída por el populismo de derechas. “Lo que pasa en Escocia es que comprenden de verdad el precariado”, afirma Standing, quien recientemente ha visitado el país para reunirse con funcionarios, autoridades locales y activistas con los que ha tratado el tema de la renta básica. “La sensación de inseguridad, el estancamiento de los niveles de vida, todas esas cosas se ven claramente en Escocia y el hecho de que muchos miembros del Partido Nacionalista Escocés apoyen la iniciativa significa que existe una oportunidad real  de realizar un ensayo en Escocia”.

Las condiciones ya existen, afirma, y una vez que se enmarque en el deseo de una mayor justicia social, “nos desprenderemos del viejo debate sobre si la gente se vuelve vaga si les proporcionas una renta básica”. “La gente comparte la idea de que debería existir un dividendo social. Allá adónde voy, son las comunidades que se sienten abandonadas por la globalización las que muestran mayor interés [en la idea de la renta básica]. Hemos percibido un gran cambio de actitud. El sentimiento de alarma sobre el auge del populismo reaccionario ha hecho que más personas piensen que es necesario hacer algo para proporcionar mayor seguridad a la ciudadanía. Ponemos en riesgo nuestra estabilidad económica y política si no hacemos algo”.

Autora: Libby Brooks

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/escocia-podria-ser-un-nuevo-escenario-de-ensayo-de-la-renta-basica-universal