Tal y como se anunciaba aquí en junio del año pasado, Finlandia ha puesto en marcha un ensayo de la renta básica universal con 2.000 desempleados elegidos por sorteo que, a partir del día 9 de enero y durante dos años, recibirán 560 euros mensuales libres de impuestos de forma incondicional. Y seguirán recibiendo esta cantidad aunque encuentren trabajo en ese período, sin ser sometidos a ningún tipo de control. Para despejar dudas, vaya por delante que en Finlandia gobierna una coalición de derechas poco sospechosa de rojerío y populismo.

Los objetivos declarados del experimento son estudiar un cambio en el Estado del Bienestar, en el que se reduzca la burocracia y se simplifique el alambicado sistema de subsidios, y demostrar que el hecho de asegurar unos ingresos con los que cubrir buena parte de las necesidades vitales no incentiva la pereza sino la búsqueda de empleo. Los finlandeses, que no se han vuelto locos pese a su cercanía al Polo Norte, conocen experiencias similares –la primera en la localidad canadiense de Dauphin- que arrojaron resultados muy positivos.

Sin haberse aplicado nunca, la renta básica universal ha cosechado un número apreciable de detractores de grueso calibre. Están éstos convencidos de que su implantación crearía legiones de vagos e indolentes, dejaría sin cubrir los empleos peor pagados o más penosos, provocaría desequilibrios psíquicos entre los que decidieran ver pasar la vida mano sobre mano y aumentaría la desigualdad porque sus perceptores serían pobres y ricos por igual. Son meros matices porque se descuenta que sería inaplicable en países grandes o emergentes, en los que quebraría su sistema fiscal.

La experiencias de Canadá o la llevada a cabo en una pequeña región de Namibia, donde la entrega de 100 dólares a cada residente menor de 60 años disminuyó la pobreza del 76% al 16%, promovió negocios, eliminó el absentismo escolar y redujo la delincuencia a la mitad, han venido a refutar estos argumentos.

Lo que sí parece comprobado de entrada es que los subsidios tradicionales, lejos de ahuyentar la pobreza, la perpetúan, ya que a ninguno de sus perceptores les merece la pena aceptar ocupaciones precarias, que pondría en riesgo lo poco que reciben y les enfrentaría al calvario burocrático de conseguir nuevas ayudas. Es más, recibir ingresos no sometidos a ningún requisito o restricción daría pie a que se aceptaran ocupaciones ocasionales de manera habitual. Muy probablemente, implicaría un aumento moderado de los salarios porque nadie se vería obligado a transigir con determinados abusos laborales y pondría los cimientos para acabar con la economía sumergida. Lejos de disminuir, la recaudación fiscal sería mayor y aumentarían las cotizaciones a la Seguridad Social.

Por el lado de los costes, la renta básica eliminaría otro tipo de ayudas que llevan implícitas actividades de control e inspección que ya no serían necesarias y contribuiría a paliar algunas de las terribles consecuencias sociales y sanitarias asociadas a la pobreza. En el programa piloto canadiense, que se prolongó durante cinco años, se constató una reducción significativa de los accidentes, de los trastornos mentales y de los casos de violencia, y permitió que muchos adolescentes completaran sus estudios.

¿Que si el Edén es financiable? Varios promotores de la Red Renta Básica en España simularon hace años la percepción por el conjunto de la población de un ingreso incondicionado de 7.500 euros anuales y de un 30% de esa cantidad para los menores de edad, que sustituiría a toda prestación pública inferior o se subsumiría en las superiores, pensiones incluidas. Acompañada de una reforma fiscal progresiva, el estudio demostró que no generaría déficit y haría ganar renta a la mitad de la población, lo que acortaría la brecha entre ricos y pobres.

La tremenda transformación que la globalización y la tecnología están produciendo en el mercado laboral y en la sociedad en su conjunto aconseja tomar en consideración lo que parece una evolución lógica del Estado del Bienestar, donde el ser humano, desde el nacimiento, tenga mínimamente satisfechas sus necesidades. En Finlandia, hasta la derecha se lo toma en serio; aquí, a chufla. Así nos va.

Autor: Juan Carlos Escudier

Fuente: http://blogs.publico.es/escudier/2017/01/05/la-renta-basica-universal-se-abre-camino/