Aproximadamente el 30% de toda la renta que produce el país se desembolsa en forma de rentas del capital –aquellas disociadas del trabajo– y fluye hacia varios individuos de la sociedad en forma de intereses, rentas y dividendos.

La renta básica universal, es decir, otorgar una renta a cada miembro del país, ha sido criticada recientemente. Entre otras cosas, los autores critican que una RBU supondría entregar un ingreso a las personas disociándolo del trabajo. Semejante disposición, argumentan, conduciría a la irrelevancia, a la disfunción social y al resentimiento.
Un problema evidente que se deriva de este análisis es que la renta pasiva, el ingreso disociado del trabajo, ya existe. Se llama renta del capital y fluye hacia varios individuos de la sociedad en forma de intereses, rentas y dividendos. Según Piketty, Saez y Zucman (PSZ), aproximadamente el 30% de toda la renta que produce en Estados Unidos se desembolsa en forma de rentas del capital.

captura_de_pantalla_2017-02-27_a_les_11.03.55_0
Si la renta pasiva es tan destructiva, es lógico pensar que haberle dedicado durante siglos un tercio de la renta de Estados Unidos ya tendría que haber acabado con la sociedad a estas alturas.

El diezmo para el 1%

En 2015, según PSZ, el 1% más rico de EE.UU. recibió el 20,2% de toda la renta del país. Diez puntos de ese 20,2% provinieron de dividendos, intereses netos, ingresos por viviendas y el componente de capital de la renta mixta, o, lo que es lo mismo, un 10% de toda la renta nacional se entrega al 1% en forma de rentas del capital. Déjenme repetirlo, 1 de cada 10 dólares de la renta que produce este país se entrega al 1% más rico sin que tenga que trabajar para ganarlo.
Incluso si se excluye el componente de capital de la renta mixta (que está relacionado con el trabajo aunque no provenga de un trabajo real) y los ingresos por viviendas (que se imputan a los propietarios en lugar de pagarlos a ellos en metálico), eso significa que todavía, solo entre dividendos e intereses, el 1% recibe un 7,5% de la renta nacional sin tener que trabajar para ganarlo. En otras palabras: un individuo medio del 1% recibe una RBU igual a 7,5% veces la renta media del país.
Si la renta pasiva es tan destructiva, entonces la situación de los ingresos del 1% debería ser una emergencia nacional, ¿no? ¿De dónde saca el 1% su significado con todo ese flujo de efectivo entrando en sus arcas?

El dividendo social, o la renta del capital para todo

El hecho es que las sociedades capitalistas ya dedican una gran parte de su productividad económica a pagar dinero a personas que no han trabajado para ganarlo. La RBU no ha inventado la renta pasiva. Lo único que hace es distribuirla de manera uniforme entre todos los miembros de la sociedad, en lugar de entregar grandes cantidades a los más ricos de la sociedad.
La idea de captar el 30% de la renta nacional que fluye cada año de manera pasiva al capital, y entregárselo a todos los miembros de la sociedad a partes iguales, lleva existiendo al menos desde que Oskar Lange escribiera sobre ello a principios del siglo pasado. En mi opinión, esta es la mejor manera de establecer una RBU, tanto práctica como ideológicamente. No gravemos el trabajo para dar dinero a los vagos, en su lugar, utilicemos la renta del capital que produce la sociedad, que ya se está abonando a personas sin importar si trabajan o no, y entreguémosela a todos.
Algunas personas podrían pensar que esto es ciencia ficción, pero esta es precisamente la manera en que funciona el Alaska Permanent Fund (Fondo Permanente de Alaska) y el Permanent Fund Dividend (Fondo de Dividendos Permanente). Gracias al Permanent Fund, el Estado de Alaska posee una gran cantidad de activos de capital. Esos activos generan al Estado una renta de capital anual, que se reparte a partes iguales entre todos los ciudadanos de Alaska mediante el Permanent Fund Dividend.
Una RBU nacional funcionaría de manera muy parecida. El Gobierno Federal de los EE.UU. utilizaría varias estrategias (emisiones obligatorias de acciones, impuestos a la riqueza, adquisición anticíclica de activos, etc.) para acumular un gran fondo de riqueza que posea activos de capital, luego esos activos producirían rentabilidades y, por último, esas rentabilidades se repartirían en forma de dividendo social. Si esto le parece mal, pero la situación actual que permite que se paguen enormes cantidades a minúsculas porciones de la sociedad le parece bien, entonces su problema no es la renta pasiva, es otra cosa.

Traducción para CTXT: Álvaro San José