El 23 de noviembre, la revista Social Europe publicó un artículo de Bo Rothstein titulado: “RBU: una mala idea para el Estado de Bienestar”. Este comienza por una definición de Renta Básica Universal (RBU): “cada ciudadano tendrá derecho a un ingreso básico que lo libere de la necesidad de tener un trabajo remunerado”; y añade el detalle de que el nivel de RBU será de 800 libras al mes y que “todos los programas condicionados, para los que no pueden mantenerse por sí mismos pueden ser eliminados”.

Rothstein identifica correctamente como una ventaja la manera en la que una reforma de este tipo “forzaría a los empleadores a crear tipos de empleo más aceptables y menos denigrantes ya que las personas no aceptarían empleos que consideraran insatisfactorio. Liberar a las personas de la presión de tener un trabajo remunerado, según los proponentes, también significaría fortalecer los espacios de trabajo civil/voluntario y la vida cultural.” Del mismo modo identifica de forma correcta desventajas como que sería “insosteniblemente caro y pondría en peligro la capacidad del estado para mantener la calidad de los servicios públicos, como la sanidad, la educación y el cuidado de los ancianos”, lo que le haría perder legitimidad política y que “las personas que pueden trabajar (podrían) decidir no hacerlo.”

El veredicto de Rothstein es que “el error básico con la idea de un ingreso incondicional básico es la incondicionalidad” porque eso pone en cuestión “el principio de reciprocidad […] Romper con este principio podría llevar hacia el desmantelamiento de la amplia base de solidaridad social que construyó [el] Estado de Bienestar.”

No. El principal problema con la RBU que Rothstein discute en este artículo no es la incondicionalidad: es el detalle y la definición errónea.

La definición de Renta Básica (también llamada Renta Básica Universal o Ingreso Básico Ciudadano) que nos da el BIEN (Basic Income Earth Network) es este: “La Renta Básica es un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin requisito de prueba o trabajo; y la definición que ofrece el UK’s Citizen’s Basic Income Trust es “un ingreso incondicional y no exigible pagado a cada individuo”.

El consenso – y al fin y al cabo las definiciones son consensos- es que la RBU es una renta incondicional pagada a cada individuo. La definición no implica una cuantía determinada, no tienen que desparecer todas las transferencias condicionadas y no tiene por qué significar que la RBU libere a las personas del trabajo asalariado.

Por lo tanto, en lugar de un esquema de RBU que pague £ 800 al mes a cada individuo y que elimine las transferencias condicionadas, permitámonos pagar £ 264 al mes a cada individuo (con diferentes cantidades por hijo, joven adulto y personas mayores), y permitámonos dejar las transferencias condicionadas vigentes y recalculémoslas sobre la base de los miembros del hogar que entonces recibirían la RBU. En lugar de dejar indefinido el método de financiación para una RBU en Reino Unido, como hace Rothstein, optemos por financiarlo mediante la abolición del Income Tax Personal Allowance (el umbral a partir del cual se empiezan a pagar impuestos sobre la renta) y el umbral de ganancias primarias del National insurance contribution (NIC) de las cotizaciones a la seguridad social, (para que el impuesto sobre la renta y los NIC se paguen sobre todos los ingresos ganados), permitámonos aplicar una NIC de tasa fija del 12% a todos los ingresos ganados (en lugar de la formula actual de dos niveles del 12% y del 2%) y aumentemos el impuesto sobre la renta solamente un 3%.

Según la investigación publicada por el Institute for Social and Economic Research at the University of Essex, los efectos de un esquema de RBU como este serían muy diferentes de los de Rothstein. Lejos de ser “insosteniblemente cara”, no requeriría un aumento del gasto público y no afectaría al gasto en servicios sociales. Rothstein no puede mostrarnos que su esquema no esté suponiendo pérdidas significativas para los hogares de menores ingresos. Este esquema alternativo no supondría pérdidas significativas en estos hogares, supondría pocas perdidas a los hogares en general y seguiría sacando de muchos hogares las actuales transferencias condicionadas. Rothstein no puede decirnos cómo su propuesta redistribuiría la renta disponible o cómo afectaría a los indicadores de pobreza y desigualdad. Esta alternativa redistribuiría de los ricos a los pobres y reduciría todos los indicadores de pobreza y significativamente la desigualdad. Rothstein nos dice que su propuesta reduciría los incentivos para buscar empleo. Esta propuesta alternativa reduciría algunas tasas de deducciones marginales importantes (o la tasa en la que los ingresos adicionales se reducen por los impuestos y la retirada de las transferencias condicionadas) y por lo tanto incentivaría el empleo, el auto empleo y nuevos pequeños negocios.

Lejos de comprometer la reciprocidad a partir de la cual se ha construido nuestra sociedad, la mejoraría. Y esta propuesta alternativa no perdería las ventajas que Rothstein menciona. Porque todo el mundo tendría una base de seguridad financiera sobre la que construir, esta RBU, como la de Rothstein, daría a los trabajadores más capacidad para conseguir el empleo o autoempleo que ellos quisieran y por lo tanto empujaría a los empleadores a ofrecer mejores trabajos para atraer trabajadores; y debido a que esta RBU le daría a cada hogar más capacidad de elección sobre su patrón de empleo, esto fomentaría tanto el trabajo de cuidados como el comunitario.

Las diferencias importan. Una Renta Básica Universal siempre es un ingreso incondicional pagado a cada individuo, sin requisitos de prueba o trabajo. Un esquema de RBU especifica la ratio por el cual la RBU será pagada a cada grupo de edad y los mecanismos de financiación. Hay muchos posibles esquemas de RBU. Como Rothstein sugiere correctamente, la propuesta que él ha elegido tiene muchas desventajas. Como he mostrado, una propuesta alternativa podría no presentar ninguno de estos inconvenientes y podría ofrecer muchas ventajas adicionales.

La generalización del debate sobre la RBU es importante. Por lo tanto, es vital que el debate sea racional. La racionalidad requiere atención a las definiciones y a los detalles. Porque las definiciones y los detalles importan.

 

 

Traducción: Alberto Tena

Fuente: Sin Permiso